El divorcio representa el final de una relación, pero nunca el final del vínculo especialmente si hay hijos comunes.

Con un asesoramiento terapéutico uno puede conectarse con el dolor para después dejarlo ir. Decidir una separación viene después de mucho sufrimiento, pero no significa el final.