El divorcio representa el final de una relación, pero nunca el final del vínculo especialmente si hay hijos comunes.

Con un asesoramiento terapéutico uno puede conectarse con el dolor para después dejarlo ir. Decidir una separación viene después de mucho sufrimiento, pero no significa el final.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies. Aviso Legal, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies